Remitificando a Santa Claus | Iván Rodrigo Mendizábal

Por Iván Rodrigo Mendizábal

(Publicado originalmente en diario El Telégrafo, sección Cultura, columna Punto de vista, Guayaquil, el 29 de diciembre de 2019)

 

Fotograma de Klaus (2019) de Sergio Pablos.

La película española de animación Klaus (2019), de Sergio Pablos, remitifica la figura de Santa Claus. Y lo hace a partir de la historia de un joven acomodado que debe cumplir una misión, hecho que lo sitúa en algún lugar helado del planeta, en el que los habitantes tienen la costumbre de hacerse la vida imposible.

Klaus tiene el mérito de ser una película fresca, divertida. Lleva a concienciar sobre el valor del amor y de la unión. La historia de Jesper y su encuentro con el solitario Klaus supone el aprendizaje a la vida en situaciones de peligro, de inestabilidad e incomprensión. Es una historia de aprendizaje: el muchacho debe aprender a recorrer los difíciles vericuetos de la vida, saliendo de su zona de confort. El encuentro con un mundo diferente del que le tocó vivir debe hacerle consciente de que hay otras formas sociales y culturales distintas.

Klaus humaniza al famoso Santa Claus. No es una deidad o cosa parecida. Es alguien que vive una pérdida. Se entiende que su obra debe ser sanar la herida, y es acá donde Jesper, el muchacho, entra en acción. Él, como cartero, ingresa a ese mundo violento que rodea a Klaus: es el artífice de la comunicación. Un mundo donde prima la incomprensión es porque no hay comunicadores con vocación de servicio. La comunicación en un momento se ha convertido en solo oficio para mentir y distorsionar la realidad; de la mano de muchos mercachifles, la comunicación es un brazo del capitalismo y, por lo tanto, el medio para crear riqueza sin que beneficie a la población en general. Se podría decir que la figura de Jesper, su relación con Klaus, la entrega sin condiciones de este para el proyecto de revitalizar la comunicación en el filme de Pablos es, desde mi punto de vista, una lección.

Klaus alienta a reconstituir la comunicación. Con ella se puede lograr la felicidad, porque las palabras y los actos comunicativos orientados al bien común pueden hacer más que un discurso político. Está también el combate contra los que buscan la división: comunicación, así, es entregar, sin pedir nada de retorno. Cuando se remitifica a Santa Claus en este filme se muestra como el efecto de la comunicación: lo que importa es que todo mensaje de humanidad cunda y que forme redes de seres solidarios. (O)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: