Tráfico de personas | Iván Rodrigo Mendizábal

Por Iván Rodrigo Mendizábal

(Publicado originalmente en diario El Telégrafo, sección Cultura, columna Punto de vista, Guayaquil, el 2 de febrero de 2020)

 

Fotograma de “Vacío” (2019), de Paúl Venegas.

Tráfico o trata de personas es la denominación con la que se conoce a la explotación de individuos vulnerables y que no tienen la posibilidad de acceder a las autoridades para salir de su situación. Uno de los contextos es la migración, sobre todo de personas que, por salir de su país, lo hacen ilegalmente, contactando redes de mafias que se aprovechan de ellos para realizar diversos tipos de transacciones. Este es el tema de la película ecuatoriana Vacío (2019), de Paúl Venegas, sobre inmigrantes chinos que, intentando ir a Norteamérica, llegan a Guayaquil y viven clandestinamente.

Vacío recoge el tópico de la migración transnacional y sigue el discurso de ciertas películas, donde se denuncia la situación y el estado de las personas que, por buscar mejores condiciones de vida, terminan como mulas, o desaparecidos –incluso los fines pueden ser la esclavitud sexual o la extracción de órganos, etc.–, o muertos, no sin antes haberles despojado de sus recursos.

Vacío es quizá la primera película ecuatoriana que hace ver la migración desde el sujeto que ingresa al país, en este caso de los extranjeros. No se trata del ecuatoriano emigrante, sino del chino que usa de puente el país para irse a Estados Unidos. El drama que describe Venegas es el de la degradación a la que los chinos son sometidos. Se muestra que tras las tiendas de artículos tecnológicos, más allá de los establecimientos de servicio y detrás de las sonrisas benevolentes de algunos inmigrantes  hay un tejido oculto que obliga a que la gente deba renunciar a su dignidad. Tal tejido, por otro lado, está articulado ya sea para lavar dinero o para enviar droga.

En este contexto, la migración es para los traficantes una industria productiva en conexión con el poder ya sea policial o estatal. La película lo insinúa acentuando el hecho de que las políticas públicas sobre control migratorio no desarticulan lo que la sociedad conoce y oculta.

Vacío tiene un título sugestivo porque de lo que se trata es de mostrar que la situación de vulnerabilidad deja sin esperanzas, sin tierra, a aquellos migrantes que, a la final, por su ilegalidad están más encerrados en un ancho mundo que les desconoce. Una película valiente, crítica y fuertemente aleccionadora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: