Otra visión de la Guerra de Vietnam | Iván Rodrigo Mendizábal

Por Iván Rodrigo Mendizábal

(Publicado originalmente en diario El Telégrafo, sección Cultura, columna Punto de vista, Guayaquil, el 21 de junio de 2020)

 

Fotograma de «5 sangres» (2020) de Spike Lee.

En 5 sangres (2020), Spike Lee ofrece una polémica perspectiva de la Guerra de Vietnam, esa que Estados Unidos perdió. Lee hace un retrato histórico-político sobre los afroamericanos del conflicto que derivó en la unificación de Vietnam en 1976, tras la retirada norteamericana.

Se sabe que Lee no hace cine para divertir, aunque un filme bélico podría conllevar el espectáculo visual. En 5 sangres predomina el conflicto personal y cultural. Para contraponer tal tensión el director emplea piezas documentales, secuencias de la guerra y fotografías, algunas de ellas contemporáneas.

Unos veteranos retornan a Vietnam para recuperar los restos de su líder y unas barras de oro que servían para pagar a mercenarios. Lee muestra que el Vietnam actual es otro, con un desarrollo urbano impresionante, una economía pujante y la vida como en un paraíso. Los exsoldados reafirman esta otra imagen al ironizar sobre los “rambos” que presentan a los países socialistas como si fueran residuos de la globalización. Es ahí donde percibimos hay diferencias entre los afroamericanos. Uno de los personajes se representa como un materialista: odia a su hijo y es admirador de Donald Trump. Spike Lee plantea que los negros, aunque denigrados por la sociedad norteamericana, estos ayudaron a construir el país, lo que es y lo que será.

5 sangres denuncia al racismo institucionalizado por el cual fueron más los soldados negros en la guerra, aunque las estadísticas que exhiben dicen que fueron más “blancos”. El drama de estos veteranos en el Vietnam actual deconstruye a la hermandad afroamericana: unos son americanos de pura sepa, otros dejaron huella en Vietnam, otros van por el reconocimiento familiar y quienes defienden las ideas antiesclavistas y la libertad. 5 sangres alude al poeta Langston Hughes, –por boca de Martin Luther King–, al que Estados Unidos no le correspondió, pero quien se sentía en pertenencia de dicho país. En otras palabras, se reivindicaría la pertenencia a un país donde la negritud es negada. Cabría romper esa cadena de esclavitud perenne: las barras de oro que entregan los sobrevivientes como donativo a otras causas sería el inicio de ese proceso de ruptura. 5 sangres es un filme recomendable por su connotación, cuando hoy está en debate la brutalidad del racismo y la exclusión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: