Cecilia Ansaldo: “El mundo tiene que acostumbrarse a darle espacio a toda clase de libros” | Isabel Hungría

Por Isabel Hungría

(Publicado originalmente en diario El Telégrafo, sección Cultura, Guayaquil, el 6 de septiembre de 2020)

 

Ensayista, crítica literaria, columnista y lectora irredenta, Cecilia Ansaldo ha ofrendado toda su vida a la academia y a la literatura, elementos con los que ha tejido la trama de su vida. Su savia literaria (también es miembro de la Academia Ecuatoriana de la Lengua) nutrió a estudiantes que hoy ocupan un lugar insoslayable en el panorama literario ecuatoriano.

“Todo, todo se encuentra tarde o temprano con la literatura” ha reflexionado sobre el terreno que la deslumbra y en ese afán de que más coterráneos vibren en esa misma frecuencia, hoy convoca nuevamente a La Feria del Libro de Guayaquil (FIL Guayaquil 2020), un encuentro que, a los ojos de un Guayaquil aún con el rescoldo de la pandemia, parecía irrealizable.

Bendito internet. Sí, la Feria está a la vuelta de la esquina (se realizará del 24 al 27 de septiembre), esta vez de forma virtual, y como organizadora de este encuentro, Cecilia conversa con diario El Telégrafo para contarnos sus entresijos.

Rosa Montero (España); Eduardo Sacheri (Argentina); Mariana Enríquez (Argentina); Alejandra Costamagna (Chile); Claudia Piñeiro (Argentina); Ken Bensinger (Estados Unidos); Alejandro Morellón (España); Michael Handelsman (Estados Unidos); Fernando Iwasaki (Perú); Javier Cercas (España) y Miguel Gane (España) forman parte del cartel de escritores internacionales invitados a este encuentro.

Mientras que por el lado de Ecuador estarán: Cecilia Velasco, Carlos Vásconez, Iván Rodrigo Mendizábal, Raúl Vallejo, Natalia García Freire, Mónica Ojeda, María Paulina Briones, Andrea Torres, Fausto Rivera, Solange Rodríguez, Santiago Vizcaíno, María Fernanda Heredia, Margarita Lasso, Jota Kintana, Juan Romero Vinueza, Claudia Noboa, Andrés Gushmer, Fernando Balseca, Mónica Murga y José Antonio Briz.

La Feria del Libro de Guayaquil está a la vuelta de la esquina, ¿qué sentimientos tiene una persona como usted, que lleva años organizando este encuentro y que ha debido reinventar su modalidad? 

El rostro de una feria presencial, con todo su calor y su bullicio, es irremplazable. Los mecanismos de llevarla hacia adelante comprometían a muchas personas, diversas gestiones y contactos. Todo eso se redujo y se simplificó. Y eso produce tristeza, pero uno de los pilares de los meses duros del confinamiento fue observar lives, ampliar los consumos de pantalla. Seguí, por ejemplo, a Rosa Montero que se conectaba dos veces por semana e instó a sus seguidores a escribir. Entonces, admití que la virtualidad nos mantiene comunicados, informados y vivos. La Feria del Libro de Guayaquil pone su fe en ello.

La Feria del Libro es el acercamiento entre escritores y lectores en torno a un protagonista, el libro. Esta vez la lignina, el aroma de los libros, estará ausente. ¿Cómo se siente al respecto y cómo se suple eso? 

Los que amamos la lectura la hemos sostenido sobre libros de papel, con todo lo que ello implica. Pero los tiempos han cambiado, desde mucho antes de la pandemia compro libros virtuales, más que nada por rapidez y por ya no tener espacio donde guardar más ejemplares en mi biblioteca. La gente de mi generación se resiste al libro electrónico, pero la más joven está muy cómoda leyendo en pantalla. El mundo tiene que acostumbrarse a darle espacio a toda clase de libros. La oferta de libros por medio de la plataforma de la Feria permitirá la experiencia imaginativa de recorrer sus pasillos y la real de mirar nuevos títulos y de comprarlos porque llegarán a los domicilios.

¿Es más difícil organizar una feria virtual que una presencial? 

En lo que respecta a conseguir la presencia de autores internacionales ha sido más fácil. Los escritores tienen menos problemas con sus agendas y están más dispuestos a conversar por vía telemática que a tomar un avión y viajar, a veces muchas horas. La coordinación preparatoria es más difícil. Las reuniones de conversación entre los equipos en contacto directo, son más sugerentes y creativas.

Si bien esta feria se ve limitada por los resabios de una pandemia que aún no permite aglomeraciones, la tecnología puede convocar a lectores de otras ciudades, como Quito, por ejemplo, y, siendo optimistas, de otros países. ¿Se está adecuando la tecnología? 

Contamos con una plataforma que permitirá ingresar -gratuitamente-, mirar las páginas webs de las librerías, y elegir sus libros preferidos. Igualmente podrá ingresar a las mesas y conversaciones que le interesen y escuchar las intervenciones. Todo esto, previa a una fácil inscripción para ingresar.

Rosa Montero, Claudia Piñeiro, Javier Cercas, Fernando Iwasaki… El nivel de los escritores no ha bajado, a pesar de la coyuntura sanitaria. ¿Nos puede recomendar al menos tres libros, de entre todos los escritores invitados, a manera de aperitivo de una feria que se huele exitosa? 

Rosa Montero acaba de publicar su última novela el 27 de agosto, se llama “La buena suerte”, ya la estoy leyendo y muestra todo la fuerza y el ingenio con que ella escribe. Estará en físico en Guayaquil. De Javier Cercas conozco casi toda su obra, y “Terra alta”, su premio Planeta del año pasado, es un policiaco de impacto. Claudia Piñeiro publicó su novela “Catedrales” en plena pandemia y le ha ido muy bien porque América Latina lee con pasión su obra.

Este año los libros que se compren en el marco de la Feria se quedarán sin dedicatoria y sin autógrafo. ¿Hay que lamentarse? 

Sí, porque esa afición es genuina y apasionada. Conozco a mucha gente que valora el autógrafo, que espera en largas filas por una firma (recuerdo la visita de Coetzee en nuestra segunda feria, en 2016 y las enormes colas).

Sobre la literatura. Alguna reflexión… 

Es interesante constatar que la literatura no decae, que se crece con los conflictos y las crisis. Vale destacar que la Empresa Municipal de Turismo jamás perdió la fe en esta feria y hemos contado con todo su apoyo. El hecho de que no haya un corte en lo que ya es una tradición levantada en torno de una Guayaquil que lee, es muy significativo, más todavía en nuestro año del Bicentenario, que celebraremos con algunas mesas especiales.

Inscripciones: https://www.libroguayaquil.com/feria-internacional-del-libro-guayaquil/escritores/ 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: